TELÉFONOS:
5915-3601, 5915-3602, 3096-4904 y 3096-4905
Whatsapp 55 3481 6054
Formulario de Contacto
Agenda una cita
Ubicación

MEDICA MEDICCI

Insurgentes Sur No.1809, 4to. Piso, Col. Guadalupe Inn, Del. Alvaro Obregón. Ciudad de México.

HOSPITAL ÁNGELES

Durango No. 64 esq. con Mérida, Consultorio 106, Col. Roma Norte. Ciudad de México.

COMPLICACIONES DE LA COLECISTITIS DE LARGA EVOLUCION: EL SINDROME DE MIRIZZI

Autor: Dr. Juan Antonio Sánchez Valle



*Algunos artículos pueden contener imágenes altamente explícitas por lo que se recomienda discreción al abrirlas.

El Síndrome de Mirizzi es la obstrucción parcial del conducto hepático común secundaria a la impactación de una piedra y la inflamación crónica en la bolsa de la vesícula biliar.

Este proceso inflamatorio puede convertirse en una fístula erosiva a la pared anterior o lateral del conducto hepático. La clasificación de Csendes estratifica el grado de lesión, de tipo I o compresión externa simple del conducto hepático común, hasta el tipo IV, o la destrucción completa de toda la pared del conducto.

El Síndrome de Mirizzi puede conducir a un mayor riesgo de lesión del conducto biliar durante la colecistectomía (hasta el 22,2%) y con un mayor riesgo para la conversión a colecistectomía abierta.

Antes de la operación, las imágenes de ultrasonido pueden mostrar una piedra grande localizada en el cuello de la vesícula biliar y dilatación de la vía biliar.

En la TC se puede ver una cavidad irregular cerca del cuello de la vesícula biliar con piedras fuera de la luz. La CPRE, la CPRM, o colangiografía percutánea transhepática generalmente puede delinear la causa y el nivel de una fístula.

La colecistectomía abierta es el método quirúrgico estándar para la reparación en el síndrome de Mirizzi. Si no está presente la fístula, una colecistectomía subtotal es adecuada. Con una fístula pequeña (tipo II), una colecistectomía subtotal se puede realizar y un tubo en T se inserta en la fístula, para posteriormente cerrar el resto vesícula alrededor del tubo.

Para las grandes fístulas (tipos III y IV), el tratamiento estándar es hepatoyeyuno anastomosis.

En el 6% a 27,8% de los pacientes con cáncer de vesícula biliar se determino Síndrome de Mirizzi en el preoperatorio. Es aconsejable realizar estudios histológicos transoperatorios en todos los casos de síndrome de Mirizzi.