TELÉFONOS:
5915-3601, 5915-3602, 3096-4904 y 3096-4905
Whatsapp 55 3481 6054
Formulario de Contacto
Agenda una cita
Ubicación

MEDICA MEDICCI

Insurgentes Sur No.1809, 4to. Piso, Col. Guadalupe Inn, Del. Alvaro Obregón. Ciudad de México.

HOSPITAL ÁNGELES

Durango No. 64 esq. con Mérida, Consultorio 106, Col. Roma Norte. Ciudad de México.

LA ENDOSCOPIA EN LA ENFERMEDAD POR ÚLCERA PÉPTICA

Autor: Dr. Juan Antonio Sánchez Valle



*Algunos artículos pueden contener imágenes altamente explícitas por lo que se recomienda discreción al abrirlas.

En la Endoscopia alta, gastroscopia, panendoscopia o endoscopia las úlceras aparecen como cráteres deprimidos, a diferencia de las erosiones que carecen de profundidad.

En la Endoscopia las úlceras se caracterizan por su tamaño, número, ubicación, la agudización del cuadro y estigmas de sangrado reciente. Las úlceras agudas presentan exudado fibrinopurulento, eritema, una base homogénea, y edema, mientras que las úlceras crónicas presentan cicatriz, una base homogénea, y cicatrización parcial.

Las úlceras duodenales rara vez son malignas, mientras que el 5% de las úlceras gástricas son malignas.

Las úlceras gástricas son clasificadas en la Endoscopia como benigna cuando la ulcera presenta un margen redondo, borde liso, localización antral o pre pilórica, superficie reducida, irradiación de los pliegues y la falta de una masa asociada.

Las úlceras gástricas son clasificadas como probables malignas cuando se muestra un borde irregular e indurado, los márgenes amontonados, localización gástrica proximal, de gran tamaño, ausencia de pliegues gástricos, cerca de la úlcera, y una masa asociada.

Las úlceras gástricas son clasificadas como indeterminadas si tienen características ambiguas. Se deben realizar numerosas biopsias por endoscopia tomando el margen de una úlcera gástrica para descartar malignidad.

Rendimiento de al menos siete biopsias del margen de la úlcera y la base, junto con el aspecto endoscópico, es del 98% de sensibilidad en el diagnóstico de neoplasia maligna o cancer gástrico.

En una endoscopia inicial las biopsias podrán diferirse cuando la úlcera está sangrando activamente o ha sangrado recientemente, para evitar exacerbación del sangrado.

Las endoscopias en las úlceras gástricas son generalmente realizadas en varias ocasiones para documentar la curación y para excluir una úlcera maligna ya que estas no sanan.

Hasta un 80% de las úlceras duodenales son causadas por la infección por Helicobacter pylori, mientras que alrededor del 50% de las úlceras gástricas están asociadas a esta infección.

La prevalencia de infección por H. pylori en las úlceras duodenales, recientemente a disminuido en los Estados Unidos debido al aumento de la administración de antibióticos en general o como terapia específica para la infección por H. pylori crónica.

Alrededor del 15% de los pacientes que tienen infección por H. pylori desarrollan úlceras duodenales. Los pacientes que presentan Enfermedad Ulcerosa Péptica deben ser sometidos a biopsias endoscópicas del antro para detectar esta infección.

Los pacientes que tienen infección y Enfermedad Ulcerosa Péptica documentada deben recibir la triple terapia, incluyendo los antibióticos y terapia supresora del ácido, para erradicar esta infección. La erradicación induce la curación de úlceras y ayuda a prevenir la recurrencia de la úlcera.

Los fármacos antiinflamatorios no esteroides (AINES) constituyen la causa más importante de Enfermedad Ulcerosa Peptica después de infección por H. pylori. Todos los pacientes que han presentan Enfermedad Ulcerosa Peptica deben ser cuidadosamente interrogados sobre el uso de AINE.

Los pacientes con frecuencia no informan del uso de AINE, porque los AINE son percibidos como los analgésicos menores y a menudo se toman sin receta médica. Se han reportado 65% de paciente con Hemorragia Digestiva Alta tomando aspirina u otros AINE. Aunque los AINES pueden causar úlceras duodenales, pero con mayor frecuencia producen úlceras antrales. Ellos son una causa muy común de Enfermedad Ulcerosa Péptica en las personas mayores.

Aproximadamente la mitad de las úlceras inducidas por AINE son indoloras debido a las propiedades analgésicas de los AINE que pueden enmascarar el dolor de las úlceras.

Las biopsias endoscópicas son seguras en pacientes que toman aspirina u otros AINE, con un pequeño aumento del riesgo de menor importancia de hemorragias insignificantes.

Las úlceras provocadas por AINES a menudo carecen inflamación más allá del margen de la úlcera, mientras que las ulceras por infección de H pylori por lo general ocurren en un contexto de gastritis crónica activa. Las úlceras inducidas por AINES es tratada suspendiendo los AINE o la sustitución de un medicamento alternativa menos gastrotoxico.

La terapia consiste en interrumpir los medicamentos gastrotoxicos, el tratamiento concomitante de infección por H. pylori si está presente, y un inhibidor de la bomba de protones.

El síndrome de Zollinger-Ellison (gastrinoma) deben ser considerados en el diagnostico diferencial cuando las úlceras son múltiples, refractarias a terapia convencional, situados en lugares no habituales (tales como la segunda porción del duodeno o el esófago), asociada con engrosamiento de los pliegues gástricos, con diarrea ácida, o los síntomas relacionados con la hipersecreción gástrica e hiperclorhidria.

El síndrome de Zollinger-Ellison es diagnosticado por un muy elevado nivel de gastrina sérica en ayunas, en la ausencia de anemia perniciosa, gastritis atrófica, terapia con antagonistas de los receptores histamina-2, o la terapia con inhibidor de la bomba de protones.

Una prueba de la secretina es útil cuando el nivel de gastrina es sólo moderadamente elevado. En el síndrome de Zollinger-Ellison, el nivel de gastrina sérica aumenta patológicamente por lo menos 200 unidades después de la administración de secretina.